Aspecto Interno y Externo

Aspecto externo: El primer sentido que se utiliza en el queso es la vista. A través de ella podemos valorar la forma, el tamaño, el tipo de corteza y su color, lo que nos define la presentación del queso.

La corteza del Queso Zamorano se caracteriza por tener corteza de aspecto enmohecido con marca de Pleita o Cincho en forma de espiga. El color de la corteza se presenta de grisáceo a amarillo oscuro.

Aspecto Interno: Una vez abierto podremos valorar también el color y las características interiores (agujeros, enmohedcido, grietas, etc) que nos señalan la bondad de su elaboración y de su maduración, fermentaciones deseadas o no, leche cruda o pasterizada, hinchazones tardías, etc.

En el color de la pasta del queso también podemos diferenciar los tipos de leche con los que se ha elaborado el queso o el grado de madurez de un queso.

Cabra Pasta de color blanco aunque los muy maduros pueden llegar a tener un ligero color beige.
 
icono oveja Los quesos de oveja jóvenes semicurados tienen un interior de color blanco hueso, llegando a un color amarillo tenue o pajizo en los maduros.
 
icono vaca Los más tiernos tienen una pasta de color blanco marfil, llegando a un amarillo-naranja los más maduros. La intensidad del amarillo se manifiesta más en los animales que pastan.